Campamento y 1° Kung fu olimpiadas

Fin de semana histórico en el complejo Hermanas Maristas

  • 15/12/2019 23:08

El domingo finalizó el último campamento del año 2019. Un campamento especial y único que fue testigo de acontecimientos que marcan un antes y un después en la vida de escuela.

El evento fue organizado por tres grupos de intervención cuyos ejes de contenido fueron sobre las áreas de Sanda, Wing Chun y Hung Gar. A su vez, el grupo de acompañamiento de niños se encargó de organizar actividades para los mas pequeños que llegaban a su primer campamento.

Las actividades comenzaron el Viernes 13 de Diciembre. Los alumnos fueron llegando durante la tarde para ayudar a preparar los espacios, para al anochecer, se daba inicio al campamento con la división en patrullas. En esta instancia, se asignaron a cada patrulla una de las sucursales existentes en la escuela, para representarlas en las Kung fu olimpiadas preparadas para el Domingo. Luego de la habitual cena a la canasta, los alumnos tuvieron un teórico específico por cada grupo, ya abocados en las áreas elegidas de entrenamiento.

El sábado amaneció con la práctica de Tai Chi que se trasladó al aire libre, para luego desayunar y empezar con el desarrollo de las actividades físicas de cada grupo de intervención. En una mañana con un clima caluroso del cual los practicantes hicieron caso omiso, se entrenó como si no estuviéramos en pleno verano. Luego de almorzar y tras un descanso, los mismos grupos continuaron con el entrenamiento que a mitad de la tarde, quizo ser interrumpido por una copiosa lluvia de la cual los espíritus guerreros parecieron no haberse enterado. Nadie se vio opacado por el clima y el sol volvió a salir con la energía de más de 70 alumnos entrenando dispersados por el predio.

La tarde fue llegando a su fin y luego de la merienda y el aseo los alumnos continuaron con el trabajo teórico que los instructores de cada grupo habían preparado. Luego, se prosiguió con anuncios referidos a los proyectos y objetivos de la escuela para el próximo año, mientras se preparaba un asado con aporte de todos para cenar en un sábado especial, que todavía estaba lejos de terminar.

Aquí comenzó a formarse el ambiente generado por las nuevas kung fu olimpiadas. Las patrullas trabajaron en sus respectivos estandartes, produciendo un excelente trabajo tanto morfológico como gráfico plasmados en sus insignias. El espíritu y trabajo en equipo ya se empezaba a manifestar entre los participantes, y se dio inicio a la ceremonia de apertura de las olimpiadas, organizado por el Instructor Lucas Ríos. A los abanderados de escuela se los acompañó con escoltas. Ambos representaron un puesto de honor por su trabajo general durante el año.

Cuando se pensaba que la noche no podía terminar mejor, nuestro Sifu Daniel Damoli toma la palabra para hacer un anuncio sorpresivo... algo que también marca este campamento como un punto de inflexión en la historia de la escuela. Sifu toma al instructor Lucas Ríos como su primer discípulo, para quien comienza una etapa única que lo llevará a profundizar las enseñanzas mas cercanas del Maestro. La emoción general que se manifestó en el ambiente reflejaba el orgullo de todos, que "ahogaron" al instructor en un gran abrazo afectivo.

La última mañana de campamento. El cielo nos decía que éste era nuestro día. Un numeroso grupo de familiares de alumnos respondió con interés a la invitación para presenciar las 1° Kung fu olimpiadas. En una mañana brillante comenzaron las competencias entre las patrullas en juegos de velocidad, resistencia, destreza y fuerza en los que los alumnos no solo pusieron toda su energía restante, si no que demostraron los valores aprendidos en la escuela teniendo un desempeño que reflejó el honor de la competición, en la que no hubieron ganadores ni perdedores y todos se felicitaron por el esfuerzo realizado.

La sucursal de Poeta Lugones quedó en posesión honorífica de la copa olímpica. La patrulla representante estaba formada por alumnos de todas las sucursales, simbolizando el espíritu de trabajo en equipo, la hermandad y la unidad de escuela.

El evento culminó con la premiación de todos los competidores y así también de todos los alumnos que asistieron al campamento por su excelencia. Se agradeció a los familiares con el reconocimiento a su constante esfuerzo que brinda la posibilidad a cada uno de seguir este camino, y se los consideró parte importantísima de la sangre de escuela. Finalizamos en un gran almuerzo con alumnos, familiares y amigos.

¡Muchas gracias a todos por este fin de semana excepcional!

Galería de fotos



comparte la noticia en las redes!